Músculo vs Grasa
El enorme dilema cuando se trata de tener un peso y figura ideal.

La grasa es tejido adiposo que se acumula en el cuerpo con diversos fines: mantener la temperatura, servir de colchón de protección a las capas de la piel y usarse como reservas de energía en caso de necesidad. No toda la grasa del cuerpo es “mala”, de hecho, nuestro cuerpo necesita ciertas reservas de grasa para estar saludable. El problema aparece cuando nuestra alimentación no es la adecuada y no tenemos un régimen físico correcto, ya que entonces comenzamos a acumular grasa en exceso, la cual se concentra en lugares específicos del cuerpo (como el abdomen y las extremidades) sin ser realmente necesaria.


¿Por qué se da esta formación de grasa?
Para empezar, los lípidos son la segunda fuente de energía más importante del cuerpo, siendo los carbohidratos (azúcares) la primera. La grasa es la “reserva” del cuerpo cuando está bajo en energía, por lo que si consumimos más calorías de las que utilizamos, el cuerpo comienza a guardarlas, acumulando grasa. Además, el cuerpo tiene memoria metabólica, por lo que si se acostumbra a recibir poca energía o a acumular de más, comienza a guardar lípidos, independientemente de la actividad del día y después será más difícil romper esta costumbre.

Los músculos, por su parte, son tejido de proteínas que está unido al hueso y son los responsables de la fuerza y la movilidad del cuerpo. Cuando vamos al gimnasio, hacemos deporte y desarrollamos la fuerza física, el cuerpo produce más fibras de proteínas (usando la energía y materia prima de los alimentos) para aumentar la masa muscular. Los músculos son cerca del 40% del peso promedio del cuerpo en una persona normal, por ello no siempre el puro parámetro del peso es adecuado para determinar si una persona es saludable o no.

Se dice por ahí que el músculo pesa más que la grasa y este es una verdad a medias. En realidad ambos pesan lo mismo en la misma cantidad, la diferencia es que el músculo tiene una estructura mucho más densa y ocupa menos espacio; es decir, 10 kilos de músculo ocupan menos espacio que 10 kilos de grasa, por eso las personas con sobrepeso y obesidad estéticamente son más “anchas” que una persona en forma.

¿Cómo podemos eliminar el exceso de grasa?
Una alimentación adecuada es el primer paso, la cantidad de grasa “mala” acumulada reducirá conforme se module y trate de empatarse la cantidad de calorías ingeridas contra las calorías usadas.

Esto nos lleva al segundo punto: un régimen de actividad física. No tiene que ser un deporte o una visita al gimnasio. La actividad física puede ser desde las labores domésticas hasta deportes de alto rendimiento, eso sí, unas gastan mucho más calorías que otras. Lo importante es evitar el sedentarismo, para así reducir la acumulación de grasa.

Mantener una postura adecuada es importante también. La grasa no se acumula al azar en el cuerpo, suele haber zonas más comunes según nuestra postura y estilo de vida. En una época en la que el trabajo de oficina es cotidiano, la grasa suele acumularse en el abdomen, a los costados, debido al tiempo extenso que pasamos sentados.

Con un buen régimen saludable de dieta y ejercicio es posible reemplazar la grasa por músculo, así el cuerpo se verá más estilizado, tendrá más fuerza y estará más saludable.

© Copyright 2015, Grupo Venta Internacional S.A de C.V. Todos los derechos reservados.
Aviso de privacidad